Necesitaba un aborto seguro. Buscando en Internet encontré a safe2choose, visité el sitio y decidí comenzar una consulta en línea. Me sentí cómoda con el sitio así que ordené las pastillas. Aunque el paquete se detuvo en una oficina de correos local, así que contacté al equipo para que me aconsejara en qué hacer. Eso es ser humano. Después de que recibí las pastillas, comencé el proceso, el cual fue seguro porque seguí al pie de la letra los pasos. El equipo estuvo en constante contacto conmigo para asegurarme de que el proceso fuera exitoso. ¡Sigan así, safe2choose!