El beneficio de flexibilizar leyes de aborto en países africanos

Mujer de Ghana abogando por leyes liberales sobre el aborto

¿Necesitamos leyes sobre el aborto?

¿Necesitamos leyes sobre el aborto? Una pregunta controvertida, sí, así que antes de preguntarnos eso, debemos volver a lo básico y responder lo siguiente: ¿qué es el aborto?

El aborto es un procedimiento médico que interrumpe un embarazo por diferentes motivos. Se estima que 1 de cada 4 embarazos en todo el mundo terminan en aborto cada año.

Los abortos ocurrirán, sean legales o no

La necesidad de interrumpir un embarazo puede ser común, pero es posible que el acceso no esté disponible para aquellas personas que puedan necesitar servicios seguros. Es bien sabido que el acceso al aborto es un tema que divide a nivel mundial. Si bien ambas partes pueden tener argumentos definitivos sobre si las leyes deben flexibilizarse o restringirse, siempre será necesario hacerlo sin importar la legislación.

Por lo tanto, las personas encontrarán los medios y formas de hacer un aborto cuando lo necesiten, con o sin el consentimiento de la ley. Luego entonces es necesario reflexionar que existe un imperativo ético para asegurar que todos los abortos que se realicen se hagan de manera segura para proteger la vida y la salud de quienes requieren dicho procedimiento.

Según un artículo de Amnistía Internacional (2), a fin de reducir los casos de complicaciones que pueden ocurrir durante la interrupción, se requiere especialistas de atención médica capacitados en las condiciones más sanitarias. Por otro lado, cuando las leyes generalmente restringen el acceso a los abortos, las personas muy frecuentemente casi no tienen más remedio que recurrir a otras opciones.

En algunos países, existen leyes que generalmente permiten lo que se conoce como excepciones o causales limitadas a la legislación que penaliza el aborto. Estas causales pueden ser cuando el embarazo es el resultado de una violación, incesto o, en algunos casos, de un daño fetal grave y fatal, o cuando puede haber riesgo para la vida o la salud de la persona embarazada.

Desafortunadamente, solo un pequeño porcentaje de embarazos no deseados se debe a estas razones, según el Instituto Guttmacher, (3) solo el 1% de las mujeres obtienen un aborto porque quedaron embarazadas por violación, y menos del 0.5% lo hace por incesto. La mayoría de las mujeres y niñas que viven bajo estas leyes podrían verse obligadas a buscar opciones inseguras y poner en riesgo su salud y sus vidas.

Penalizar los abortos conduce al aumento de los abortos inseguros

La restricción de la oferta de abortos no reduce automáticamente la demanda. Esta es la simple razón por la que las restricciones de accesibilidad no hacen casi nada para reducir el número de abortos en el país. Solo conduce a casos cada vez mayores de personas que realizan abortos inseguros. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) (4), un aborto inseguro es «un procedimiento para interrumpir un embarazo no deseado realizado por personas que carecen de las habilidades necesarias o en un entorno que no se ajusta a los estándares médicos mínimos o ambos». Se estima que cada año se realizan 25 millones de abortos inseguros y la gran mayoría ocurre en países en desarrollo. Durante 2010–2014, un promedio de aproximadamente uno de cada cuatro abortos en África fue seguro. (5)

A diferencia de los abortos legales que son realizados por especialistas de la salud capacitadas, los abortos inseguros tienen consecuencias fatales para la salud y la vida de la persona que se somete al procedimiento. La OMS los identificó como la tercera causa principal de muerte materna en todo el mundo y, además, dio lugar a cinco millones adicionales de discapacidades o complicaciones en gran medida prevenibles.

Estas muertes y complicaciones de salud se pueden prevenir. Al flexibilizar las restricciones de las leyes, las mujeres tendrán la opción de acceder a interrupciones sanas y seguras en condiciones sanitarias. La despenalización del aborto también reducirá el estigma y alentará a las mujeres, en caso de que decidan interrumpir el aborto, a tener uno de manera segura sin ninguna sanción o reacción de estigmatización por parte de sus pares o de la sociedad. También se sabe que algunas personas se realizan el aborto en secreto para evitar el estigma que puede ocurrir después del procedimiento, dependiendo del lugar del mundo en el que se encuentren.

Las muertes y lesiones como resultado de abortos inseguros son muy prevenibles

Las muertes y lesiones por abortos inseguros se pueden prevenir. Sin embargo, estas muertes son comunes en países donde el acceso al aborto seguro está limitado o prohibido por completo, ya que la mayoría de las mujeres y niñas que necesitan interrumpir un embarazo no deseado no pueden acceder legalmente a uno.

Garantizar el acceso a la educación sexual y el uso de anticonceptivos también puede reducir los casos de necesidad de interrupción, ya que podría haber menos casos de embarazos no deseados.

También hay evidencia suficiente para demostrar que las tasas de aborto son más altas en países donde no hay acceso a anticonceptivos (6). Lo contrario se observa en países con fácil acceso a varios tipos de anticoncepción.

Si los gobiernos de países con leyes estrictas sobre el aborto pudieran aceptar que las leyes restrictivas en sí mismas son perjudiciales para la salud y el bienestar de las personas, y pudieran encontrar formas de alentar a las personas a optar por métodos seguros de aborto que cumplan con los estándares de salud; no habría muertes ni complicaciones como resultado de la falta de opciones menos seguras.

Los gobiernos tienen la responsabilidad de velar por el bienestar de todos sus ciudadanos y ciudadanas. Enmendar las estrictas leyes sobre el aborto puede colaborar a proteger más a las y los ciudadanos, es imperativo que se tomen todas las medidas necesarias para cambiar esas leyes por la seguridad del bien común.

La flexibilización de las leyes no aumentará los casos de abortos, ya que estos ocurrirán de cualquier manera. Lo más beneficioso es que la mayor cantidad de los casos que se presenten sean resueltos de la manera más segura posible, para todas aquellas que decidan realizarlos.

¿Necesitas ayuda, te gustaría tener alguien con quien hablar? Nuestras consejeras están listas para hablar contigo, visita https://safe2choose.org/es/ o envía un correo electrónico a info@safe2choose.org

¡Te necesitamos sana y salva! Habla con una consejera de safe2choose, ahora!

Acerca de la autora: Angela es defensora de la salud sexual y reproductiva, activista juvenil y feminista! Ella cree en los derechos de la mujer y aboga por los derechos de las mujeres y las niñas en Ghana siendo la líder de SheDecides Ghana.

Facebook: Angela Bortey

Instagram / Twitter- @B_teley

Recursos:

  1. Amnistía Internacional, Datos clave sobre el aborto: https://www.amnesty.org/es/what-we-do/sexual-and-reproductive-rights/abortion-facts/
  2. Amnistía Internacional, Datos clave sobre el aborto: https://www.amnesty.org/es/what-we-do/sexual-and-reproductive-rights/abortion-facts/
  3. Instituto Guttmacher: Razones por las que las mujeres estadounidenses tienen abortos: perspectivas cuantitativas y cualitativas https://www.guttmacher.org/sites/default/files/pdfs/pubs/psrh/full/3711005.pdf
  4. Organización Mundial de la Salud. Aborto seguro: orientación técnica y de políticas para los sistemas de salud: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/77079/9789243548432_spa.pdf?sequence=1
  5. Instituto Guttmacher: Aborto internacional: https://www.guttmacher.org/international/abortion
  6. Instituto Guttmacher: El uso de anticonceptivos es clave para reducir el aborto en todo el mundo https://www.guttmacher.org/gpr/2003/10/contraceptive-use-key-reducing-abortion-worldwide
Estamos aquí para apoyarte con tu aborto durante COVID-19.

Estamos monitoreando de cerca la propagación del coronavirus a nivel mundial y seguiremos actualizando nuestra información y servicios.

Aconsejamos a nuestras lectoras que:

  1. Lean nuestra última publicación en el blog sobre aborto y COVID-19
  2. Seguir las pautas de seguridad de la OMS sobre el COVID-19
  3. Contactar a nuestras consejeras