Tina, 20 años, Argentina

Bueno, quería compartir esto, ya que yo cuando decidí no seguir mi embarazo pasé días y días leyendo todo tipo de experiencias, llena de miedos y dudas. Tengo pareja y esta decisión aunque fue mía, él siempre me apoya sea cual sea nuestra decisión.

Es un secreto mío, de él y una amiga mía más quien lo sabe. Ella tenía una conocida la cual me recomendó ir con una trabajadora social, quien me pidió hacerme una eco para ver que no sea un embarazo fuera de lugar, la hice y se la llevé, todo a escondidas.

Llevo todo ese mes sin dormir, sintiéndome un asco con mis papás, llevando una situación que me sobrepasaba. La señora me explicó todo, como hacerlo y una médica me recetó las pastillas para q las compre de forma segura en una farmacia.

Era solamente misoprostol, son las que venden acá en Argentina. Me recomendaron esperar a la semana 11 para q se desprenda sí o sí, pero el tiempo pasaba y mi panza ya no podia disimularla. Soy flaca y estaba como un globo.

Llegó la semana 9, Mis padres se iban a la costa y yo me quedaba dos días sola, pero a la noche iba a dormir a la casa de mis abuelos. Decidí hacerlo, era la oportunidad.

Domingo, 11 am, coloqué las pastillas. Mi novio pasó todo conmigo, a las 2 horas comencé con un sangrado como la menstruación, con dolores de ovarios. Nada que no haya pasado anteriormente, hice mi vida normal como si estuviese indispuesta.

A las 4 de la tarde fui al baño, expulsé mi primer coágulo, grandísimo, no pude verlo ya que el inodoro estaba bañado en sangre. CERO DOLOR en todo momento, seguí sangrando. Llegan las 9 de la noche, voy a casa de mis abuelos, mi novio se va, y me dice q si me siento mal lo llame.

Empece con dolores menstruales FUERTÍSIMOS, pero nada que no haya vivido en mis menstruaciones. Me acosté, fui al baño, sangraba demasiado, expulsé dos coágulos, pero me costaba limpiar el baño de tanta sangre. Fui a comer y sentí como bajaba otro coágulo. Vuelvo al baño, se cae otro, sangré como una canilla. Estaba teniendo una hemorragia, ya muy débil me desvanecí en el baño, mi abuelo y mi abuela corrieron al baño y me llegaron a agarrar.

Aprende qué hacer en casos de hemorragia aquí

Pude haberme golpeado, escuchaba los gritos mientras estaba desmayada, fue una película de terror. Mi abuelo decía que nunca vio tanta sangre, me recosté pero todo lo manchaba: sábana, colchón, pantalón, mi novio al instante vino y pasó la noche conmigo.

No pude seguir con las dosis porque sabia q tuve una gran hemorragia y me dio miedo por mi vida. [En caso de hemorragias, safe2choose recomienda irse a un hospital: lea más al respecto]. Volví a ir al baño y de nuevo me desvanezco, expulsando coágulos. Evidentemente perdí mucha sangre y mi cuerpo estaba débil. Y yo a todo esto estaba asustada.

Después de 3 horas de susto, el sangrado disminuyo, pero yo estaba destruída. No podía pararme porque me desmayaba, mi novio me acompañaba al baño a cambiarme la ropa y sostenerme. Dormí casi nada y tampoco durmieron los demás.

Mis padres volvieron de la costa porque mis abuelos les contaron q tuve una pérdida. Según ellos yo estaba indispuesta y tuve una hemorragia. Al mediodía pude levantarme a almorzar (dieta absoluta), aunque no tenia nada de hambre. En todo el proceso de aborto y la noche tome agua y seven up, siempre me mantuve hidratada.

El lunes volví a mi casa, reposo absoluto, con miedo de que haya quedado incompleto y con dudas. Mi novio siempre al lado mío. Eso fue súper importante porque el sentirse sola con toda la carga es 10 veces peor. Sea pareja, o amiga, o quien sea, recomiendo que alguien este al tanto por la carga que uno siente si lo hace a escondidas de la familia.

Quisieron llevarme al médico, lo impedí de todas las maneras que pude, al menos quería esperar 3 días a limpiarme un poco. Los días pasaron y yo hice reposo, ya pudiendo ir al baño sola y con sangrado como una menstruación.

El miércoles fui al médico y me mandó una eco cuando terminé de “menstruar”. Nunca mencione que utilicé misoprostol y menos que estuve embarazada. No hice el análisis de sangre porque ahí iba a saltar la ficha. No aguanté y al lunes de la semana siguiente, ya recuperada, me hice una ecografía con mi pareja. Ya no estaba ahí el bebe, nadie sospechó, ni mencionó un embarazo. Me dijeron que no tenia nada en el utero y estaba normal, que no me preocupara. Esa noche expulsé todo junto.

Pero eso es el organismo de cada mujer. Yo no sufrí grandes dolores en ningún momento, pero me dio hemorragia y no fui al médico como me habían dicho y me bajó la presión de tanta pérdida. Pero hice todo lo posible a esperar un poco al menos, me salió bien. Pero pudo haberme salido terrible.

Toda esa semana hice reposo, el martes sangraba muy poco, manchaba la toallita y nada más. El miércoles, ni sangré. El jueves me vino un sangrado como menstruación, y así, días que ni señales, días que manchaba poco, y a veces una mancha grande. Estuve con dolores como de ovarios q los calmaba con ibuprofeno. Toda la semana, hasta el viernes que dejó de dolerme, empecé a sentir mi cuerpo normal, ya no tan débil.

Quería decirles a todas las que estén en esta situación que lo piensen y analicen. Mi cuerpo aguantó, con una sola dosis desprendí todo, pero cada cuerpo es un mundo y hay que asesorarse bien. Esa noche nunca voy a olvidarla. No juzgo a nadie, solo infórmense y después a cuidarse. Mi proceso fue indoloro casi fisicamente, solo sufrí baja presión y hemorragia, pero fue una noche que pasó y sobre la recuperación, a la semana ya estaba bien.

¡Suerte a todas! Espero que sirva mi experiencia, no se corre riesgo de vida y es efectivo el misoprostol si se hace el uso correcto. ¡Yo tuve suerte que todo salió perfecto, pero se que los miedos siempre están!

¡Suerte chicas!