Luchando contra la violencia de género: las diversas caras del activismo

fighting-gender-based-violence-activism

 

Esta semana, HowToUse y safe2choose han unido esfuerzos junto a líderes globales dentro de la rama de derechos reproductivos para los 16 días de activismo en contra de la violencia de género. Y no se confundan: la negación sistemática del derecho al aborto seguro para una persona embarazada es uno de los grandes detonantes de los números de muertes en el embarazo.

Pero los 16 días de activismo generan una pregunta válida para todas las personas en el mundo que que desean contribuir: ¿cómo luce el activismo en contra de la violencia de género? ¿Por dónde se comienza y cómo una sola voz puede contribuir?

Para esa resonante pregunta, la respuesta puede ser afortunadamente simple. El activismo en contra de la violencia de género puede presentarse de diversas formas. Puede llegar a audiencias globales o focalizadas a comunidades específicas. Puede ser discordante y provocativa, o sútil y exhortativa. Puede ser escandalosa o silenciosa. En el fondo, el mensaje es claro: la violencia de género no pasará desapercibida, sin nombre y sin ser desafiada.

Imagina a una persona activista. Seguramente has pensado en alguien que se manifiesta por las calles. En el 2018, ocurrieron diversas marchas pro elección en países de todo el mundo, dentro de las más notables la de Irlanda y Argentina. (Aunque el aborto no se legalizó en Argentina, activistas demostraron su apoyo global e impulsaron un movimiento que sigue luchando en estos días)

Pero los manifestantes de las calles sólo son una forma para dar a conocer el mensaje. Otros prefieren explorar las protestas de otras formas artísticas, formas mucho más íntimas.

Toma como ejemplo a Laia Abril, la fotógrafa de Barcelona. En su trabajo, A History of Misogyny, Chapter One: Abortion (Una historia de misoginia, capítulo uno: aborto), Abril convirtió su lente en las realidades del aborto inseguro alrededor del mundo. El proyecto fue galardonado con un premio al fotolibro del año por parte de la Fundación Photo–Aperture de París.

Pero la fotografía no es la única forma artística para compartir un mensaje magnífico y profundo. En respuesta a las leyes restrictivas de Texas, Chi Nguyen, artista textil, bordó una enorme manta que representa a las 5.4 millones de mujeres afectadas por la falta de servicios de salud reproductiva. La manta se mostró afuera de la corte de justicia estadounidense durante un rally organizado por parte de El Centro por los Derechos Reproductivos.

¿Las protestas artísticas deben ser visuales? Absolutamente no. Contar historias se ha convertido en una plataforma importante dentro de diversas organizaciones para que quienes han abortado, puedan contar sus propias historias abiertamente, honestamente y sin miedo. La Dr. Melissa Madera, quien ama leer y escuchar este tipo de historias, es presentadora del podcast Abortion Diary (Diario del aborto). Cada episodio presenta a una mujer que alzó la voz sobre su experiencia de aborto.

Quizás ahora podamos regresar a la pregunta que realizamos al principio: ¿cómo luce el activismo en contra de la violencia de género? Al parecer puede lucir como muchas cosas. Así que encuentra aquello que te apasiona, encuentra tu medio, y comparte tu mensaje allá fuera.