Anabelle, 23 años, Ecuador

Tengo 23 años y soy estudiante de medicina. Estoy por terminar mi carrera e ingresar al internado. Tenía muchos motivos para interrumpir mi embarazo. El primero de ellos fue que el niño no iba a tener un padre, tuve una relación muy tóxica con él, entre ello puedo comentar que me manipulaba, me mentía, me engañaba, me insultaba y siempre decía que me hacía cosas porque yo misma lo provocaba.

Tenía muchos motivos para interrumpir mi embarazo

Es demasiado difícil perdonar a una persona que te ha hecho tanto daño, es muy difícil querer pensar traer al mundo a un hijo, en el cual su padre, su único propósito al llegar el fin de semana es emborracharse y salir con varias mujeres. No sé si fue una decisión apresurada o más bien me deje llevar por el dolor y la desesperación.

Espero que mi bebé donde quiera que esté me perdone, me perdone por haber elegido mal a su padre, porque el bebé no tiene la culpa de nada, pero yo jamás me hubiese perdonado que mi hijo pasara lo que yo sufrí. Yo no conozco a mi padre, aún así la vida me ha dado uno adoptivo, el cual jamás me ha hecho pasar hambre, jamás me ha faltado nada, pero muy en el fondo el afecto, la confianza no es la misma.

Recuerdo que mi hermana quedó embarazada a mi edad y tuvo muchos problemas con mis papás, fue una experiencia horrible, yo veía como ella sufría y no quería eso para mí. Mis padres siempre me han exigido mucho, siempre he tenido que ser la hija ejemplar. Siempre he creído que el embarazo es una etapa maravillosa, pero sinceramente a mí me estaba destruyendo psicológicamente.

Tus amigos dicen apoyarte y creen darte los mejores consejos en estas situaciones, pero la realidad es otra. Un hijo se merece un padre, una madre, una familia estable, que no venga al mundo a pasar necesidad, nadie merece eso. Pues sí, decidí interrumpir mi embarazo, no estoy orgullosa de ello, pero siento un gran alivio, puesto que estaba enfermándome, no podía comer, todo me hacía daño, bajé mucho de peso.

No me considero una mala persona, aún no sé si ésta es la decisión correcta, al mismo tiempo siento mucho dolor y me sigo sintiendo sola por todo lo que he tenido que pasar callada. Espero poder superar todo esto, poder perdonar y poder seguir adelante.

Tengo al angelito más bello que donde quiera que esté me cuida. Y perdón mi angelito, perdóname por no poder darte lo que te mereces.

Otra ecuatoriana relata su experiencia