La atención que recibí por parte de safe2choose fue respetuosa y discreta; respondieron mis emails muy rápido y sus mensajes me dieron tranquilidad, lo que aprecié mucho durante esos momentos tan complejos. Desde que realicé la solicitud en su sitio, hasta cuando recibí el tratamiento, transcurrió una semana y media, por lo que es recomendable tomar este tipo de decisiones lo más pronto posible. Recibí el tratamiento tal cual me indicaron por teléfono y por un email me detallaron todo el procedimiento. Una de las cosas más importantes es tomar la decisión consciente, bien pensada, aunque sientas presión por la ansiedad.

Cuando tomé la decisión tenía 7 semanas de embarazo. Pude comenzar en una tarde de jueves, para así usar el viernes y el fin de semana para descansar. Seguí las instrucciones al pie de la letra, unas 12 horas después de tomar la mifepristona, ya estaba sangrando. Después de las 4 pastillas de misoprostol, tuve fuertes cólicos, tal como advertían en las indicaciones. Por alguna razón, es muy importante utilizar analgésicos y si es posible estar acompañada de alguien que te apoye en caso de ser necesario. Seguí con el tratamiento como estaba indicado, al día siguiente los cólicos fueron menores. El sangrado es abundante al principio, después se normaliza y termina en unas semanas. Es muy importante consultar a un médico después; en mi caso, visité a uno después de 3 semanas y aún había tejido que necesitaba ser removido debido al riesgo de infección. El tratamiento fue efectivo, pero eso no te exenta de realizarte un chequeo a tiempo con un especialista que comprenda el caso.”