Son cálidas, reconfortantes y muy apoyadoras. Todo parecía demasiado bueno para ser berdad, pero son muy amables y generosas. Mi aborto fue doloroso, pero lo pude enfrentar con la ayuda de estas maravillosas personas.