8 Cosas Que No Debes Decirle A Alguien Después De Abortar por Kassi Underwood

Blank white speech bubbles

Esta es la lista que hubiera querido tener hace diez años. Después de que aborté, nadie sabía qué decirme. Ni siquiera Larry, mi terapeuta. Pobre Larry. En retrospectiva, ni yo misma hubiera sabido qué decirme. 1 de cada 3 mujeres tendrá un aborto a lo largo de su vida. Los hombres también merecen ser escuchados. Sin embargo, nadie nos enseña cómo hablarle a quien ha abortado.

Lo primero que hay que saber es que cada quien experimenta el aborto de manera diferente. Muchas de mis amigas nunca miraron atrás. Abortar simplemente no era la gran cosa para ellas. Pero yo tenía muchos sentimientos, ¿saben? Alivio. Arrepentimiento. Confusión. Duda. Apatía. Curiosidad. Confianza. Exceso de confianza. Satisfacción.

Se necesita un amigo valiente, paciente y empático para escuchar a alguien compartir su experiencia con el aborto. En las palabras de la  Dra. Brené Brown “La empatía es sentir con la gente.” Gracias por venir aquí y sentir con nosotras.

¿Pero que no eras inestable antes del aborto?

Somos personas inteligentes. Estamos muy conscientes de las vidas que hemos vivido. Si nuestro estado mental anterior parecía relevante, lo discutiremos a nuestro propio tiempo. Nos acercamos a ti porque nos gustaría hablar sobre cómo nos sentimos en este momento. Qué decir: Me da gusto que quisieras hablar conmigo sobre esto.

Eso fue hace años, muñeca. ¿No es tiempo de superarlo?

Sabemos exactamente cuánto tiempo ha pasado. Si pudiéramos superarlo, lo haríamos. Algunas personas ven su aborto como la pérdida de su identidad, de su hijo, o de una oportunidad. Aunque es importante no asumir el por qué alguien está teniendo ciertos sentimientos sobre su aborto, puedes decirnos lo normal que somos por sentirnos de esa manera. Somos completamente aceptables de la forma en que somos.

Qué decir: Sé que esto pasó hace años y está bien si todavía estás muy, muy triste.

Toda esta tristeza te hace sonar como si estuvieras en contra del aborto.

Nuestras emociones pueden no tener relación con nuestra opinión sobre el aborto. Conozco mujeres que han marchado a Washington por su derecho a decidir y secretamente arrepentirse de sus propias decisiones. Conozco mujeres que creen muy profundamente que el aborto está mal pero que sienten que el aborto fue la mejor decisión para ellas.  Nuestras historias personales no siempre reflejan nuestras posturas políticas. Cuando acudimos a ti, por favor no asocies nuestras emociones a una política narrativa.  

Qué decir: No hay forma buena o mala de sentirse.

No estabas lista para tener un bebé.

Esto nos dice que somos inferiores, irresponsables e inmaduras, lo que, simplemente no es verdad. Tomamos la decisión más madura y responsable que pudimos en ese momento. Algunas nos sentimos orgullosas de la independencia que ganamos partir de todo el esfuerzo que esta decisión requirió. Si te decimos que no tuvimos acceso a los recursos que necesitábamos, siente con nosotras. Recuerda la época en que no tenías lo que necesitabas. Reconoce que merecemos tener todo lo que necesitamos. Todas y todos.

Qué decir: Parece que sabes lo que es mejor para tí.

Bueno, apoyo tu derecho a decidir.

Esto suena como apoyo, pero pone fin a la conversación. Lo que necesitamos es un espacio para conectar contigo. Si quisiéramos conocer tu opinión, por favor confía en que te preguntaríamos. Si no  preguntamos, entonces tal vez no necesitamos saber.

Qué decir: Tómate tu tiempo — te estoy escuchando.

No estoy a favor de lo que hiciste, pero estoy aquí para apoyarte.

Puede ser difícil sentirse amada incondicionalmente y apoyada por alguien que condena lo que hiciste. No tienes que aprobar lo que hicimos, pero cuando estés apoyándonos, por favor deja tus opiniones y expectativas en la puerta. Luego entra, escucha lo que estamos diciendo y trata de ponerte en nuestros zapatos.

Qué decir: Estoy aquí para apoyarte.

No —de hecho era un bebé/niño/feto/embrión/cigoto/montón de células.

Muchas hemos investigado. Sabemos la terminología. Algunas veces se necesita valor para usar la palabra con la que nos sentimos más cómodas. Por favor no nos corrijas. Mejor, usa nuestra terminología cuando hables con nosotras.

Qué decir: Puedes llamarlo feto o bebé —  era tuyo y tú puedes llamarlo como tú quieras.

Pero, ¿de verdad estás feliz ahora?

Algunas estamos muy contentas después del procedimiento por razones tan vastas y diversas que podría escribir varias páginas . Aun si no estamos felices inmediatamente, muchas lo estaremos a nuestro propio tiempo. Si te decimos que estamos felices, es posible que hayamos hecho mucho esfuerzo para alcanzar este lugar extraordinario. Por favor celebra con nosotras. Baila. Chócalas. Yuhu.Eeeeh.

Qué decir: Que gusto que te sientas aliviada y renovada.

Si has abortado, ¿qué agregarías a esta lista? ¿Qué le cambiarías?

Kassi Underwood es la autora de la memoria, May Cause Love: My Humbling, Heartbreaking, Hugely Satisfying Search for Enlightenment After Abortion, disponible en pre-venta aquí: https://www.harpercollins.com/9780062458636/may-cause-love.
Esta pieza fue publicada antes aquí.